Importancia de la insulina

El descubrimiento de la insulina fue uno de los acontecimientos más apasionantes y espectaculares de la historia de la siología y el tratamiento endocrinos. En Estados Unidos y Europa, ∼1 de cada 600 niños desarrolla diabetes mellitus insulinodependiente (DMID) o diabetes tipo 1. En Asia oriental, sin embargo, la pre- valencia es solo de 1 por cada 10.000. Antes de 1922, todos los niños diabéticos fallecían 1 o 2 años después del diagnóstico. Se trataba de una enfermedad atroz; los niños adelgazaban a pesar de alimentarse correctamente, cada vez se mostraban más débiles y caquécticos, contraían numerosas infecciones y acababan fallecien- do por acidosis. No existía ningún tratamiento disponible y había pocas perspectivas al respecto. Se sabía que en esta enfermedad se encontraban elevados los niveles de azúcar en la sangre, pero poco más se conocía de su patogenia.

En 1889, Minkowski y von Mering demostraron que al extirpar el páncreas a perros, estos desarrollaban hiperglucemia, micción excesiva, sed, pérdida de peso y finalmente la muerte; en resumen, un síndrome muy parecido a la diabetes tipo 1. A raíz de esto, un grupo de investigadores del Departamento de Fisiología de la Universidad de Toronto prepararon extractos de páncreas y com- probaron su capacidad para reducir la concentración plasmática de glucosa en perros pancreatectomizados. Tras meses de continuos fracasos, estos investigadores se mantuvieron en la creencia de que los extractos podrían ser provechosos.

En 1923, dos años después de que Sir Frederick Grant Banting, (un joven profesor universitario que había terminado la carrera 5 años antes) y Charles Best (un estudiante de medicina de 22 años que trabajaba en el laboratorio de Banting) descubriesen la insulina en la Universidad de Toronto, se concedió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina a Frederick Banting y al responsable del equipo de investigación y director del departamento de Banting, John Macleod.

El corto período de tiempo transcurrido entre el descubrimiento y la entrega del premio es indicativo de la enorme importancia del descubrimiento.

Una anécdota curiosa es que Frederick Banting protestó por la concesión del Premio Nobel a John Macleod y entregó la mitad de la dotación económica del premio a Charles Best.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *